Sergio Núñez, vecino de Tandil, logró superar un hecho de violencia contra su hijo de 16 años y lo reconvirtió en un proyecto socioeducativo. Tras varios meses de trabajo, consiguió un espacio, bicicletas donadas, un bicicletero que capacitara y herramientas e insumos para iniciar un taller con chicos de 13 a 17 años que habìan agredido a su hijo. Esos chicos no estudian ni trabajan. El objetivo fue que aprendan a trabajar y que obtengan dinero de la venta de los rodados que ellos mismos restauraron.

Sergio habló con Baires en bici y compartió su ejemplar y conmovedora historia.

Comprometido con la situación de los jóvenes, gestionó y logró la colaboración del Municipio, que le cedió un espacio en la sede de la ONG Pequeños Hogares, ubicada en Pujol entre Sáenz Peña y Duffau, frente a la urbanización del Procrear.

chicos-bici

http://www.bairesenbici.com/wp-content/uploads/2017/03/sergio-1024x576.jpghttp://www.bairesenbici.com/wp-content/uploads/2017/03/sergio-150x150.jpgFranco RobledoProgramasBaires en Bici,inclusión
Sergio Núñez, vecino de Tandil, logró superar un hecho de violencia contra su hijo de 16 años y lo reconvirtió en un proyecto socioeducativo. Tras varios meses de trabajo, consiguió un espacio, bicicletas donadas, un bicicletero que capacitara y herramientas e insumos para iniciar un taller con chicos de...