“Jugamos como vivimos y manejamos como somos”: Análisis Antropológico del tránsito

Las normas se actualizan, los controles se agudizan y hasta las multas son más severas. Sin embargo el problema lleva años sin solución y cientos de políticas fracasaron. El tránsito en la Argentina es caótico y anárquico ¿Dónde radica el problema?

“Somos rebeldes y transgresores empedernidos”, analiza Pablo Wright, un licenciado en antropología que lleva 20 años de estudios sobre la problemática del tránsito en nuestro país y que habló con Baires en Bici.

Pablo asegura que para encontrar una solución hay que abordar el problema desde una mirada antropológica, ya que “las prácticas y conductas no surgen por generaciones espontáneas, caprichosas, ni arbitrarias. Son el producto de un proceso de aprendizaje”.

ENTREVISTA COMPLETA

Autor de la publicación “La sociedad y la cultura de la calle: antropología y comportamiento vial en Argentina”, el investigador del Conicet habla de una inestabilidad en normas viales que está directamente vinculada a la inestabilidad social, política y económica”.

El ciclista urbano no es ajeno a esta realidad. “Las conductas, incluso en la bicisenda, responden a patrones muy parecidos a los patrones que ves en automovilistas”.

A la hora de buscar las razones por la cual no se respetan las normas de tránsito, Wright habla de cómo se construyó históricamente la relación del Estado con el ciudadano, lo que se conoce como ciudadanía. “El signo estatal no tiene una autoridad 100% para nosotros y siempre lo sujetamos a una interpretación. Un símbolo es interpretado e interpretable”, sostuvo.

Wright cree que el cambio es posible, “pero tiene que haber educación, sanción, control, tiene que haber mejoramiento en la infraestructura e intervención en el mercado o acuerdos, y así en general puede mejorarse”

Franco Robledo
@franco_rp